Recordar contraseña
¿Aún no te has registrado? Haz click aquí

 

buscador

 

Publicidad



 

 

D. O. Catalua, Wine Journal, Albario uvas felices, El Jardn de Luca 2009, vinos tintos con crianza, bodega, Syrah Cariena Garnacha, Moleskine, slow food, blancos monovarietales, Il Magazzino, El Jardn de Luca, cuadernos, vino, D. O. Ras Baixas, Barcelona, Querida Carmen latas gourmet, restaurantes, Eulogio Pomares Zrate, vinos blancos y tintos

Publicidad


 

 

 

 

suscríbete

Recibe en tu mail los nuevos artículos

Artículo
Primavera con burbujas

Entre que llega el final de uno de los inviernos más largos de los últimos años y que cualquier excusa es buena para una celebración, toca hacer algo especial para dar la bienvenida a la primavera. Y qué...

Artículo corto
Lavinia, la gran superficie de los vinos

Con locales en Madrid y Barcelona, Lavinia se ha convertido en una de las mayores superficies de venta especializadas en vinos y destilados de España. Además de una extensa selección de referencias, tanto...

Artículo corto
Wine That Loves

Si no tenemos ganas de pensar qué vino, uva y añada maridan mejor con nuestra cena y no disponemos de ningún experto a mano, al sumiller Ralph Hersom se le ha ocurrido la forma de solucionarnos el problema...



Publicidad
Abadía Retuerta, Los Rubís de Valentine

Redacción 23, Septiembre, 2009 

Artículo corto

Abadía Retuerta, Los Rubís de Valentine

 

comentarios: 2

imprimir enviar  

 

La bodega vallisoletana Abadía Retuerta ha creado la colección de sales de vino Los Rubís de Valentine. Una receta, rescatada por el enólogo y asesor de Abadía Retuerta Pascal Delbeck, cuyo origen remite a Valentine Corner, esposa de un famoso tabernero de Liburne, ciudad francesa que fue puerto importante para el comercio del vino. Las antiguas travesías marítimas sirvieron para descubrir que la madera, además de servir para transportarlo, le confería aromas y sabores.

El vino se usó para teñir un producto muy demandado en el siglo XVI, la sal, consiguiendo un color y sabor peculiares. Unos marineros se la regalaron a Valentine Corner para que la usara en su cocina, y ella le añadió especias para darle un toque personal.

La composición en especias de esta fórmula centenaria se mantiene en secreto, pero sí ha trascendido que contiene sal de la Isla de Ré (Francia), y que está macerada con Tempranillo (del Pago Negralada), Syrah (del Pago Garduña) o Cabernet Sauvignon (del Pago Valdebellón).

Estas sales aportan a la cocina originalidad, colorido y sabores sorprendentes. Úsalas para acompañar carnes rojas a la parrilla, como chuletón, pinchos de cordero a la brasa, un buen bacalao o un pescado suave.

Disponibles en botella de 320 g (12,50€) y frasco de 80 g (4,50€).

A la venta en la tienda de la bodega Abadía Retuerta (Sardón de Duero, Valladolid), Vila Viniteca y Vinacoteca (Barcelona), Casa Bernal (El Palmar, Murcia), El Serranillo (León), Crespillo Innova Gourmet (Málaga), La Alacena (La Zubia, Granada) y online en www.otordu.com.


 

 

 

Categoría: Estilo de vida | Ideas

Tags: Syrah, Abadía Retuerta, Los Rubís de Valentine, sal de vino, Tempranillo, Cabernet Sauvignon

Sandra 05, Octubre, 2009 17:48

A mí me gusta la carne con un toque de sal gris de Guérande

 

Narai 05, Octubre, 2009 17:45

Me encantan las sales diferentes. Hoy en día, en tiendas especializadas, puedes encontrarlas en mil veriones (es escamas, en flor, especiadas...). Las de vino no las he probado aún.

 


comentario

1   

 

Webs Girl Nation:

 

© 2010 glamuva.com | Aviso legal